La integración del colegio y la familia permite una coherencia en la información y educación que se imparte y, por tanto, en la construcción y puesta en práctica de un proyecto común. Cuando esto no sucede los niños y niñas pueden recibir señales contradictorias o no complementarias, que perjudican su desarrollo.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *